Tertulia con el Dueto Remembranzas

Escrito por  Sep 14, 2020

Por Carlos E. López Castro

INTRODUCCIÓN

Aunque algunos géneros musicales se han transformado y han surgido otros nuevos, podríamos asegurar que algunas costumbres musicales aún se mantienen como es el caso de escuchar una serenata o disfrutar de música que se escuchó en el siglo pasado.

Algunos músicos y compositores que le cantaban a la transición entre lo rural y lo urbano y que vivieron, en Medellín y en Antioquia, entre las últimas décadas de siglo XIX y las primeras décadas del siglo XX, fueron Pelón Santamarta, Germán Benítez Varón, Adolfo Marín, Jesús Arango el “Manco”, Manuel Ruiz el “Blumen”, Eusebio Ochoa, Carlos Vieco Ortiz, León Zafir, Tartarín Moreira.

De la misma forma, hoy existen músicos con ese canto bucólico y del recuerdo que han vivido entre las últimas décadas del siglo pasado y veinte años del presente siglo. Entre muchos otros, está el Dueto Remembranzas, que tiene un gran recorrido musical de más de cuarenta años, con presentaciones nacionales y en otros países.

LOS MÚSICOS Y SU VIDA

En la tertulia musical, virtual, “Artistas: memorias para la esperanza”, que hace parte del proyecto que la Fundación Historias Contadas ganó en la convocatoria “Comparte lo que somos”, del Ministerio de Cultura de Colombia, dialogamos con ellos. Esto nos contaron sobre su vida musical antes y durante la pandemia generada por el covid-19. Teniendo en cuenta que nuestra fundación valora la memoria oral como parte de nuestra cultura, veamos lo que dijeron de forma textual:

Historias Contadas: ¿Cómo fueron esos primeros diez años de la infancia?

 

Héctor Castrillón Londoño: “Mi infancia me ha dado una familia de artistas. Mi mamá cantaba muy bonito en un coro profesional, mi papa era muy afinado, le gustaba también la música, mis hermanas conforman el dueto “Arpegios”. Mis hijas también tienen el dueto “Voces de Primavera”. Me crié con unos tíos que eran muy musicales, aquí en el barrio San Benito y también en la Floresta. También mis primos, uno pertenecía al “Mariachi Guadalajara”. De modo que la música me viene por todos los costados. En el Liceo Antioqueño estuve en el coro, allá aprendí bastante, estuve en el conservatorio de música de la Universidad de Antioquia”.

Hernando Tobón: “Yo soy de Frontino, Antioquia, nací en 1945, y me vine muy joven para Medellín. Anterior a la música tengo ese orgullo de haber sido campesino agricultor, si no fuera por la agricultura, esta pandemia nos habría matado a todos. Afortunadamente tenemos la gente trabajando y mandando comida para estas ciudades. Empecé con la música después de los 16 años. Por fortuna, aún estamos respirando a pesar de esta pandemia. Sentí que necesitaba hacer esto porque es una cosa del corazón, de la vida, la música la llevamos por dentro en la sangre hay que desarrollarla y hacerla en todos momentos.

¿Cómo pueden resumir esa vida musical antes de la pandemia?

 

Héctor Castrillón: “Yo fui el fundador del Dueto Remembranzas hace más de 40 años. Primero estuve con Fabio López, después vino Vladimir Tobón con quien estuve más de 30 años. Estuvimos en Estados Unidos, Argentina y todo Colombia. Hace unos 3 años estoy con el maestro Hernando Tobón, un gran requinto. Soy admirador de esos grandes duetos que ha tenido Colombia como el dueto de Antaño, Garzón y Collazos”.

 

Hernando Tobón: “Llegué a Medellín a los 16 años y me encontré con unos vecinos que tocaban guitarra. Ahí, empezamos a tocar música andina colombiana y aquí estamos cantando bambucos con don Héctor y vamos para adelante. Tengo 3 hijos y todos son músicos. Con mi hija Estelita tuve un grupo, nos ganamos todos los concursos nacionales y nos ha ido muy bien con la música”.

 

¿Han recibido reconocimientos en la carrera musical?

 

Héctor Castrillón: “Nosotros hemos ido por toda Colombia con Vladimir. Con Fabio, quedamos de segundos a nivel nacional en un evento organizado por Colcultura, en el teatro Colon, con un prestigioso jurado. Son más de 40 años llevando serenatas en todas las ventanas. Toda la vida mía ha sido la música, y particularmente la Universidad de Antioquia. Cuando entre al Liceo Antioqueño, allá pertenecía al coro. El liceo tenía muy buenos músicos, hablemos de Oscar Gaviria, Manuel Velázquez y Alejandro Jiménez, son muchos los músicos, luego entré a la universidad, inicialmente entre a derecho pero vi que esa no era mi carrera, mi carrera era la música”.

 

Hernando Tobón: “Los reconocimientos que yo he recibido gracias a la música. Han sido los premios que nos hemos ganado con mi hija y con otro compañero. A nivel nacional hemos recibido 5 premios, Cotrafa, el de pasillo en aguadas, el premio Luis Carlos Gonzáles, esos han sido los primeros puestos, porque para uno ganarse los primeros tiene que haber quedado de segundo o tercero anteriormente”.

 

¿Cómo ha sido esa vida durante la pandemia y nos dan un número de celular para que los contraten?

 

Héctor Castrillón: “Hemos visto mariachis, en las urbanizaciones tocando y cantando por lo que le den. En realidad, hay músicos aguantando hambre, de modo que nos ha afectado a todos. En el fijo 238 6630 y en el celular 311 3561235.”

 

Hernando Tobón: “En esta pandemia ha sido una experiencia única, nos ha puesto muy nerviosos. Por fortuna, todavía estamos respirando y esperamos seguir respirando y cantando nuestras canciones. Ya nos están empezando a abrir estos espacios por medio de la tecnología, sobre todo por estos medios virtuales, la tecnología nos va ayudar en el futuro, hay q seguir esta forma de canto a través de forma virtual. Mi celular es 312 846 94 06”.

 

¿Algún mensaje de esperanza para la gente que de alguna forma ha sufrido en la pandemia?

 

Héctor Castrillón: “Tanta gente cuyos familiares han fallecido, esto es una pandemia que no solo ha afectado a Colombia sino a todo el mundo. Quiero recordar a unas personas muy ilustres que han fallecido, por ejemplo, Leonardo Nieto el de Versalles, que hizo tanto por el tango y la música en Medellín. También el maestro Rodolfo Vélez González. Además, German Amor, era compositor, un personaje que se mantenía en el Pasaje Junín”.

 

 historias contadas