botero91La Alcaldía de Medellín, a través de la Subsecretaría de Turismo y el Museo de Antioquia, presenta el programa “Vive el Centro”. Se trata de un pasaporte para recorrer este lugar de la ciudad, con cuatro rutas diferentes.

El 70% de la oferta turística de Medellín se encuentra en el centro. Allí se puede ver la historia y la evolución que hemos tenido como sociedad, el centro es un museo vivo.

Los Puntos de Información Turística – PITS harán parte de la difusión de este proyecto con la distribución del pasaporte.

El turismo en Medellín se segmenta hoy en cuatro grupos: el turista local (gente de Medellín que aún no conoce la ciudad), el turista nacional (que llega todo el año pero que tiene picos de participación), el turista latinoamericano y el turista europeo o norteamericano.

Lo que busca esta alianza de la Alcaldía de Medellín, a través de la Subsecretaría de Turismo con el Museo de Antioquia, es potencializar el centro como un plan imperdible para propios y visitantes con sus diversas edificaciones que datan de múltiples épocas.

El centro es un lugar para caminar, perderse y encontrarse. Con Vive el Centro se establecen cuatro rutas que ayudan a conocer este lugar de la ciudad que tanto nos apasiona e inspira.

Ruta de identidad, memoria y paz: Se trata de conocer y visitar la Escultura Pájaro de Fernando Botero, en el Parque San Antonio; la  Institución Educativa Héctor Abad Gómez; la Placita de Flórez;  el Museo Casa de la Memoria; el  Monumento a las víctimas de la masacre de Villatina, en el Parque del Periodista; la Academia Antioqueña de Historia; el Edificio de la Fiscalía;  Ermita de la Candelaria; el Mural de Pedro Nel Gómez; el Museo de Antioquia – Sala Botero

Ruta Medellín cuenta una historia: En el que es importante conocer sitios emblemáticos como  La Alpujarra (Monumento a la raza antioqueña de Rodrigo Arenas Betancur); la Estación del Ferrocarril; Edificios Carré y Vásquez;  Carabobo; Salón Málaga; el  Palacio Nacional; el Parque de Berrío; el Palacio de la Cultura Rafael Uribe Uribe; la Iglesia de la Veracruz; la Plaza de las esculturas de Botero; el Museo de Antioquia;  Junín y la Catedral Metropolitana.

Ruta del arte: Es importante apreciar el arte de la ciudad visitando sitios significativos como el Parque San Antonio; Banco de la República; Plaza de las esculturas de Botero; Museo de Antioquia.

Ruta para noctámbulos: De noche el centro se llena de luces y bohemia, aprécialo visitando el Salón Málaga; el  Teatro Matacandelas; las Torres de Bomboná; La Pascasia; Homero Manzi; el Pequeño Teatro; el Palacio de Bellas Artes; Diógenes; el Teatro Pablo Tobón Uribe; Avenida La Playa; el Centro Colombo Americano; El Acontista; Wallstreet; Parque del Periodista; El Guanábano y El Eslabón Prendido (Papayera).

casa memoria

Museo Casa de la Memoria - Parque Bicentenario

Por Alejandro Martínez Ferraro

La Gerente del Centro de Medellín, Pilar Velilla, las Secretarías de Gobierno, Inclusión Social y de Movilidad, Subsecretaría de Espacio Público, la Personería y Derechos Humanos, junto a líderes y representantes comunales, se dieron cita en el auditorio del Centro Comercial Villanueva, para tratar las problemáticas más representativas del Barrio Villanueva y el resto de barrios que complementan la Comuna 10.

Los ciudadanos asistentes aprovecharon el momento para manifestar el descontento y la desconfianza que hay hacia los funcionarios públicos presentes, teniendo en cuenta el incumplimiento de administraciones pasadas. Además, hicieron referencia a la inseguridad, sobre todo en lugares referentes, como el Parque de Bolívar, Parque Caicedo y la calle Mon y Velarde.

Otro tema que ha generado molestias en la comunidad, es la contaminación auditiva en los establecimientos públicos de consumo de licor. Dichos sitios, además, lleva a otros factores que manchan la imagen del Centro, tales como la prostitución, venta de alucinógenos y las riñas callejeras. La violación del espacio público, en lugares como la calle Argentina y Bolivia con la Avenida Oriental, y la cantidad de habitantes de calle que se estigmatiza  como sinónimo de delincuencia o drogadicción. “Nosotros como Secretaría de Inclusión Social, estamos haciendo, un trabajo semanal (tres días a la semana) donde se hace orientación, sensibilización y derivación a estas personas que desean acceder a los Centros de Atención Básica. Hemos trabajado muy articuladamente con Espacio Público, en caso de desmonte de “cambuches”. Si es que se requiere, llevamos todos estos apuntes, estos puntos críticos para trabajar de manera articulada con la comunidad, con los comerciantes y entes de control”, precisa el representante de la Secretaría de Inclusión Social y Familia.

 

La movilidad también es un  dolor de cabeza, tanto para los habitantes de la Comuna 10, como sus visitantes, ya que la cantidad de vehículos que ingresan diariamente a esta comuna, supera los límites de las angostas calles. Sumándole, los automotores mal parqueados que contribuyen a que se vuelva más caótica la  movilidad en nuestro centro. Ya son más de 16.000 infracciones en lo que va del año por mal estacionamiento, cifra que es exagerada, teniendo en cuenta que es sólo en la zona céntrica de Medellín.

Por último, Claudia Duque, Profesional Social de EPM asignada al proyecto Centro Parrilla1 explica el tema de reconstrucción de andenes y pavimentación de vías que sean afectadas por dicho proyecto: “Con las vías hay una situación que compartimos con la Secretaría de Infraestructura, y es que aquellas vías que  EPM, sea por el proyecto Centro Parrilla o por otro, y si EPM interviene en más del 20%, entonces nos corresponde pavimentar esas calles completamente”. Así mismo el compromiso es que por cada calle intervenida, se repara los andenes de ambos lados, tarea que beneficia a todos los transeúntes de nuestro centro.

--

1 (Es un proyecto para la construcción y optimización de las redes de acueducto y alcantarillado, necesarias para el suministro de agua potable y la recolección y el transporte de las aguas residuales del centro de Medellín. Con las obras de acueducto, se optimizará la infraestructura existente y se reemplazarán aquellos tramos de las redes que se encuentran deteriorados porque ya cumplieron su vida útil. Las redes de alcantarillado permitirán recoger las aguas residuales que actualmente se descargan a la quebrada Santa Elena. EPM comunicaciones)

DSC08009.JPGDSC08022.JPGDSC08008.JPGDSC08021.JPG

Por Carlos E. López Castro


Como muchas del pasado, la familia Epifanía Giraldo era numerosa, liderada por los abuelos José y María. Alrededor de ellos giraba la alegría en la época de Navidad. Celebraban en la acera de una casa antigua y amplia, a donde todos llegaban, al antejardín donde José había sembrado un naranjo.

Un 24 de diciembre, todo estaba dispuesto para la llegada de la Navidad. En los escaparetes antiguos, se guardaban sigilosamente los traídos del Niño Dios que a las doce de la noche desempacaría la gran prole de nietos y bisnietos. En el antejardín, el naranjo de metro y medio de altura estaba engalanado con las luces de bombillos de colores y adornos de navidad. El abuelo José, tenía un secreto guardado, un aniversario que nadie en la familia sabía de qué se trataba. La antigua música decembrina, interpretada por Guillermo Buitrago sonaba sin parar en la radiola. De pronto, uno de los yernos de José sacó una inmensa papeleta. La puso en uno de los brazos del pequeño naranjo. Con un cigarrillo la encendió. Una gran explosión aturdió la alegría de la noche. El abuelo José fue el primero en llegar al lugar del estruendo. Al ver el pequeño naranjo partido en dos, gritó:

– ¡Hoy iba a celebrar los cinco años de haber sembrado mi naranjo! ¡Se acabó la alegría en esta casa!

En señal de duelo, apagó los breques de las luces de la casa para irse a dormir. La noche terminó oscura y lúgubre. Toda la familia salió para sus respectivas casas.

Desde ese día, durante las Navidades, el naranjo se negó a dar frutos, a pesar de que en el solar de esa casa antigua todos los árboles daban jugosas naranjas en época decembrina. Cada año, el 24 de diciembre, el naranjo desprendía un fuerte olor entre azufre y pólvora.

Todos los que en aquel entonces eran niños de esa prole, todos los niños del barrio, contaron durante años la historia del olor y el por qué el naranjo nunca dio frutos en Navidad.

Durante muchos años, todos los domingos de todas las semanas, cuando los abuelos José y María en su época de vejez salían al antejardín a disfrutar del sol dominical, repetían las mismas palabras:

–Este es el naranjo que nunca dio frutos en Navidad –decía el abuelo José, en tono lastimero–.

–Desde el 24 de diciembre que le prendieron pólvora –respondía María recordando el momento–.

 

IMG 20161210 092336

                IMG 20161210 092226

 

Por Carlos E. López Castro

Como una de las actividades financiadas con Presupuesto Participativo que hace parte de un proyecto que ejecuta la Corporación de Sociólogos de la Universidad Autónoma Latinoamericana, Cosual, el sábado 3 de diciembre, se llevó a cabo un encuentro en el Centro de Convenciones El Tesoro, municipio de San Jerónimo, entre integrantes del Equipo de Gestión del Plan de Desarrollo Local y la Junta Administradora Local de la comuna 10, La Candelaria.

La jornada se inició con la charla del sicólogo Santiago, con experiencia en trabajo sicosocial, quien nos habló sobre el tema de construcción del ser humano como tal. Después, algunos asistentes participaron con sus opiniones sobre lo que es una Junta Administradora Local. Se dijo que es una corporación pública. Es un grupo de personas elegidas popularmente para trabajar  política y socialmente por los habitantes de los barrios de una comuna. Las JAL son un instrumento de la descentralización, que es un proceso consagrado en la Constitución de 1991 para fortalecer la participación ciudadana. Quiénes las conforman: se llaman ediles cuyo número varía según la cantidad de habitantes de cada comuna. El número de ediles es 7. Aunque la comuna 10, La Candelaria, actualmente tiene solo 4 ediles. Estas JAL son instrumentos de control, veeduría y administración municipal y un apoyo grande para los Concejos Municipales y las Alcaldías.

El señor Juan Polanco, exedil de la comuna 6, Doce de Octubre, con una vasta experiencia en teoría y práctica de lo que es una JAL, hizo un breve recuento histórico desde que se iniciaron en 1968 con el Frente Nacional y destacó que con el presidente Belisario Betancur  se inició la reglamentación con la ley 11 de 1986. En cuanto a los procesos misionales de las Juntas Administradoras Locales dijo que son principalmente tres: “Hacer control político a los servidores públicos, formular políticas públicas comunales a través de sus resoluciones o actos administrativos y asegurar y garantizar la participación ciudadana en los asuntos públicos”.

Se hizo una diferenciación entre lo que es servidor público y empleado público. En este caso los ediles que componen una JAL son servidores públicos pero no son empleados públicos por que no reciben dinero, ni pueden contratar con el municipio.

También se mencionaron los nombres de las resoluciones: de las JAL  son actos administrativos, de los concejales son acuerdos, de los diputados se llaman decretos y del congreso son leyes.

A la JAL, el poder se lo da la misma comunidad. Al final de la conferencia, se reconoció y recordó que la Junta Administradora Local de la comuna 10, La Candelaria, en el periodo pasado recibió varios reconocimientos como la mejor de Medellín. Y se finalizó resaltando la importancia  de las Juntas de Acción Comunal  como los principales órganos que más trabajan por la comunidad y que son de vital importancia para el trabajo mancomunado con las JAL. Las JAC,  existen en Colombia desde 1958, cuyo régimen se modificó recientemente por la Ley 743 de 2002.

Varios de los asistentes expresaron su beneplácito de este encuentro donde se aprendieron conceptos sobre la Junta Administradora Local. Algunos se comprometieron a participar y trabajar por sus comunidades en coordinación con la JAL de la comuna 10. No obstante, de los cuatro ediles, la asistencia fue de solo una edilesa en este encuentro.

 

DSC07985.jpgDSC07971.jpgDSC07992.jpgDSC07967.jpgDSC07968.jpg

Redacción: Comfama

A la historia, al patrimonio y a las voces del centro de la ciudad Comfama, en alianza con la Secretaría de Cultura ciudadana de Medellín y la Biblioteca Pública Piloto, rinde un homenaje con la exposición La plazoleta, el Claustro y los días, que mezcla fotografías, periodismo y literatura bajo el formato de museo de calle. Hasta el 31 de enero del 2017 podrá ser visitada por todos los transeúntes.

La exposición es un recorrido por la memoria de la ciudad, que recoge pasajes y paisajes de la vida cotidiana del entorno en distintos instantes de la historia del centro, con el objetivo de redescubrir las calles que se caminan todos los días y darle un nuevo sentido a los espacios públicos como escenarios para el encuentro.

“Los visitantes podrán contemplar imágenes de personajes y lugares como Ayacucho, el viejo tranvía, el Claustro histórico y el actual, Junín, la construcción del edificio Coltejer, el Paraninfo de la Universidad de Antioquia, la Iglesia de San Ignacio, y otros tantos espacios que son un tributo a la ciudad de ayer que hoy hay que ver”, expresó Luis Ignacio Pérez Uribe, subdirector de Servicios sociales de Comfama.

_MG_6066.jpg_MG_6128.jpg_MG_6119.jpg_MG_6081.jpg_MG_6073.jpg_MG_6071.jpg

Biblioteca del Claustro. Fecha: Diciembre 1 de 2016. Fotógrafo: Fotoeditores. Lugar: Sede Claustro San Ignacio

 

Ver todas las imágenes aquí

El viernes 25 de noviembre, Medellín amaneció cobijado por nubes. Desde las 8:30, una lluvia cernida fue constante hasta el medio día. Antes de las doce, abordé un taxi para llegar a mi destino. Luego de explicarle al conductor que me llevara a la calle Zea con Cundinamarca, este fue el diálogo con él:

 -En una mañana lluviosa, ¿el trabajo para ustedes mejora?

-Mucha gente se esconde y no sale. Las calles mojadas se vuelven peligrosas. Los trancones aumentan. Aquí deberían hacer como en Manizales. Una ciudad más pequeña y el pico y placa es para dos números y para los particulares es todo el día. Aquí no caben tantos carros.

-¿Usted sabe dónde hay carril preferencial para buses?

-Creo que por la calle Colombia y por Bolivariana. Creo que en la Oriental donde la calle está pintada de rojo.

-¿Los conductores respetan ese carril?

Nadie le para bolas a eso. Tiene que estar uno muy de malas para que esté un guarda ahí y lo parta a uno.

Con esta última respuesta, me di a la tarea de averiguar más sobre este tema. Y esto fue lo que encontré:

¿Qué es un carril preferencial para buses?

Es un carril diseñado para que la circulación de buses sea más ágil, eficiente y segura. 

¿Para qué? 

Mejorar la manera como se ha operado el transporte público colectivo de la ciudad y que los usuarios lleguen más rápido a su destino. 

¿Cómo funcionará?

Será un carril para la circulación preferencial de buses, contará con un  funcionamiento de 24 horas, y a lo largo de este carril no estará permitido el funcionamiento de ningún tipo de vehículo. 

¿Qué beneficios traerá el carril preferencial para buses?

Organiza la movilidad. Disminuye los tiempos de viaje en bus. Elimina el mal parqueo en la vía. Evita el exceso de velocidad en los buses. Instala paradas fijas. Contribuye a la movilidad sostenible. 

¿Cuáles serán los carriles preferenciales para buses? 

1. Carrera 65: desde la calle 119 (quebrada La Madera) hasta Barranquilla para bajar por esta e ingresar al centro por Carabobo.

2. Carrera 73: desde la calle 99 (Institución Educativa Alfredo Cock Arango) hasta Barranquilla para bajar por esta e ingresar al centro por Carabobo. 

3. Av. Colombia / Av. Carrera 80: desde la glorieta de la 80 con la 80 hasta la glorieta de la 80 con Colombia para bajar por Colombia e ingresar al centro por la Av. del Ferrocarril. 

4. Av. San Juan: presenta 2 ramales, uno que inicia en la calle 34B con la 110 (arriba del convento de la Madre Laura) y otro que inicia en 108 con 40 (arriba de la Unidad Intermedia de San Javier), los cuales se encuentran en San Juan por donde bajan hasta la Oriental.

5. Anillo Centro: está compuesto por el anillo conformado entre la Av. del Ferrocarril, San Juan, la Av. Oriental y la Av. Echeverry, incluyendo Colombia desde la Oriental hasta la Av. del Ferrocarril y El palo desde San Juan hasta la Av. La playa.

6. Corredor Avenida Guayabal: desde el Parque de Las Chimeneas, toma la Avenida Guayabal y Ferrocarril hasta San Juan. 

7. Corredor Avenida El Poblado: inicia desde el Parque del Poblado, hasta llegar a la Avenida Oriental.

 

corredores

 

Los carriles preferenciales para buses contarán con la siguiente señalización

carriles

 

¿Cómo debes usarlo?

carriles2

Por Carlos E. López Castro

 Desde la infancia, muchas veces, pareciera decirnos el destino, cómo vamos a movernos en el mundo. Así fue el presagio de Guillermo Varela Giraldo que desde los ocho años de edad rodó en bicicleta, en el barrio Manrique, por sus empinadas calles. No  faltaron los accidentes y caídas que lo hacían parar en un matorral, cuando éstos existían en su barrio. Desde hace 36 años utiliza la moto no solo para movilizarse sino que además hace parte de su trabajo de más de ocho horas como mensajero independiente, recorriendo la ciudad y el Valle de Aburrá. Desde su experiencia nos da su visión panorámica de cómo se mueve el centro y  Medellín. Él, nos cuenta cómo sueña la movilidad.

En esa transición de ciclista a motociclista nos cuenta Guillermo Varela cómo le sucedió:  "El fervor mío por la bicicleta duró dos años. A los 17 años de edad, en la moto de un amigo, practicaba en las partes planas, en las carreras. Mi papá fue conductor, tuve la oportunidad de aprender a manejar vehículo pero me gustó más la moto, por la ligereza para uno hacer las cosas. Primero la utilicé para transportarme de mi casa hacia el trabajo".

Y como dice el refrán, "Caminante no hay camino, se hace camino al andar", el primer trabajo de Guillermo Varela lo tuvo recorriendo la ciudad a pie, como mensajero de la empresa Servientrega. Desde esa perspectiva como peatón nos cuenta sus andanzas:  "Me tocaba repartir encomiendas en los barrios del centro. Uno podía caminar tranquilo por las calles, aunque yo era llamativo para los perros. Donde me veían se venían a morderme.  No había tanta moto ni tanto carro, la movilidad era buena, no había tanta congestión, ni tanto acoso como hay ahora. Hoy vivimos en un acelere a toda hora. Duré en ese trabajo dos años".

Cansado de caminar las calles, tuvo la oportunidad de comprarse su moto para seguir como mensajeo. Y hoy a sus 55 años de edad reconce su imprudencia al decir: "Al principio cuando era joven tuve muchas caidas, porque era acelerado. Los pocos accidente que he tenido han sido por imprudencia mía.  Los tres accidentes que tuve, uno  fue porque me puse beber licor y a conducir la moto. Tuve raspones y me disloqué el tabique. Otro fue por el pavimento mojado y con aceite.".

Es en esta parte de su historia es cuando cobra importancia recordar las estadísticas actuales que nos muestra la Secretaría de Movilidad de Medellín.  En el mes de septiembre de 2016 se registraron 16 muertos en accidentes de tránsito. Entre los que se encuentran 8 usuarios de motocicleta, entre conductores y acompañantes. En relación a septiembre del año 2015 el número de usuarios de moto muertos en accidentes de tránsito presentó un incremento del 33,3%. Los comparendos a motociclistas representaron el 28% del total. Diez de los hombres muertos estaban en condición de peatón. De los 468 accidentes, 450 fueron accidentes con motocicletas involucradas. En dicho mes de septiembre aumentaron los comparendo en relación al mismo mes del año pasado con un total de 61.331, con un incremento de 10,9%.

Continuando con la historia de Guillermo Varela, asegura que falta  mucha cultura para estacionar los vehículos y las motos. Asevera  que muchos conductores y motociclistas dicen que van a parquear en cualquier parte un momento y pasan los momentos. Por los afanes, dicen "dejemos la moto aquí" y obstaculizan las aceras. Además, Guillermo con su experiencia de 36 años conduciendo moto, le hicimos dos preguntas:

-¿Cómo  contribuye usted para mejorar la movilidad en la ciudad?

-Con el tiempo, yo mismo me he conscientizado de que debo andar despacio, sin atravesarme a los otros carros. Ya no ando como los otros, ya no tengo ese estrés. Si tengo afán de algo, madrugo más. Respeto mucho las señales de tránsito, antes jugaba con eso porque las irrespetaba: semáforos en rojo, conducía en contravía.

-¿Cómo le gustaría que fuera la movilidad en el centro de Medellín?

-Con pocos carros, más que todo que sea peatonal, para bicicletas. Que los carros estén alejados de la zona céntrica para uno estar tranquilo, porque hoy del acelere de la gente, se lo quieren llevar a uno  por encima, por delante. Ojalá todos tuvieramos la oportunidad de capacitarnos. Tomar todos la conciencia de no tener que movilizarnos con un vehículo, con una moto. Dejar ese acelere, esa vida tan afanada que tenemos todos ahora, todos quieren llegar primero al lugar de destino, al sitio de trabajo, al sitio de encuentro, donde sea. Quisiera que todos tuvieramos esa conciencia y desde la Alcaldía pudieramos tener unos foros, una publicidad de cómo mejorar nosotros mismos esto. Eso va en la conciencia de cada uno. Por mucho que  vayamos tranquilos, no falta quien lo empuje a uno.

Guillermo Varela parece que no solamente es experto para las direcciones de Medellín y para entregar encomiendas, sino que además finaliza con la entrega de este mensaje: "Unas veces está uno tranquilo y el peatón se atraviesa. No siempre el conductor tiene la culpa".

don-guillermo-motociclista-3.jpgdon-guillermo-motociclista-1.jpgdon-guillermo-motociclista-2.jpgdon-guillermo-motociclista-4.jpg

Luego del primer puente festivo de noviembre, el martes 8, cerca de las nueve de la mañana, cuatro personas abordamos un taxi en el centro de acopio de la carrera 67 con Colombia. A nuestro paso por Colombia con la carrera 65, cuando el semáforo estaba en rojo, el taxista recibió algo que no eran dulces de los acostumbrados para comprar. Era un sobre de carta con ribetes rojos y azules (a la vieja usanza) y un aviso cuadrado de color amarillo, para pegar en el parabrisas, que decía “Peatones somos todos”. Se trataba de una campaña de sensibilización por parte de educadores viales que hace parte de la programación de la Semana de la Movilidad Sostenible que se llevará a cabo del 8 al 13 de noviembre, en Medellín.

Dentro del plan de desarrollo municipal esta actividad figura con el fin de “Fomentar y promover el buen comportamiento ciudadano entorno al sentido más amplio de la movilidad y el espacio público, el respeto por los peatones, donde confluya un interés colectivo sobre el uso y la apropiación de los espacios públicos”. Y el objetivo primordial de dicha semana es: Realizar estrategias pedagógicas en las 16 comunas y los 5 corregimientos, para el fomento de la movilidad segura en los ciudadanos de Medellín, haciendo énfasis en la prevención de los hechos de tránsito y en la promoción de comportamientos, hábitos y conductas seguras de los usuarios de la vía, buscando la disminución de la siniestralidad vial por factores humanos.

Y es que las cifras dejan a Medellín muy mal ubicada. Según estadísticas de la Secretaría de Movilidad, este año, hasta el 5 de junio, murieron en las vías de la ciudad 53 peatones. En el 70 por ciento de los casos estuvo involucrada una motocicleta. De estas cifras llama la atención el número de motociclistas y parrilleros muertos en el mismo período que fue también de 53. Les siguieron los ciclistas, con 7 fallecidos; ocupantes de carros, con 2, y un conductor de vehículo.

La defensa del peatón es tan antigua como “el modo de andar parado”. En 1936, Germán Arciniégas escribió un artículo que no ha perdido vigencia hoy. En uno de sus apartes dice: “Es curioso el caso del automovilismo. El monstruo de las cuatro llantas de goma hizo su aparición independiente de la voluntad del hombre de la calle, del pobre diablo que se sirve de los remos inferiores como Dios manda. Y ahora es este hombre de la calle quien debe sufrir las consecuencias del invento. Mientras el automovilista reclama todos los derechos: el ser dueño de la vía pública, el de atropellarnos, etc, el peatón sufre íntegras las cargas. El es quien debe aprender a caminar de otro modo, saber los reglamentos del tránsito, soportar los ruidos de las bocinas, tragar polvo, sufrir salpiques de lodo, y poner una cara de mártir para que el automovilista tenga cómo divertirse”.

Otros obstáculos que no existían en la época de Arciniégas y que hoy están latentes son los actuales parqueaderos que proliferan en el centro de Medellín y que en muchas ocasiones, de forma imprudente, motos y vehículos sin marcar parada salen o entran atravesando las aceras. En muchos barrios de Medellín, algunas aceras y calles se han convertido en parqueaderos de motos o vehículos impidiendo la movilización del peatón.

Nada mejor que sensibilizarnos que primero está el ser humano por sobre todas las máquinas del mundo. Si respetamos las normas de tránsito, poniéndonos los zapatos como peatones, las cumpliremos como ciclistas, como motociclistas o como conductores. Ah y, sobre todo, tomaremos conciencia de que es preferible utilizar el servicio público que el vehículo particular para no ser protagonistas de quienes contaminan la ciudad. Y si lo vamos a utilizar, que sea con cupo completo como hicimos esa mañana cuatro peatones compañeros de trabajo. Otra cifra alarmante es la que deja la contaminación: está ocasionando mil muertes al año, en Medellín, incluyendo motociclistas y conductores, por problemas de enfermedades respiratorias. En ese orden de ideas: peatones somos todos.

Por Carlos E. López Castro

PEAT+N_1.JPGPEAT+N_3.JPGPEAT+N_2.JPGPEAT+N_4.JPG

En el marco del mes del patrimonio, Miler Lagos y 16 estudiantes de Bellas Artes Medellín intervinieron las esculturas ubicadas en la avenida la playa con el fin de visibilizar y generar impacto visual en el transeúnte, llamar la atención y convertir estos bustos en algo más que elementos del paisaje. A demás es una invitación a cuidar nuestro patrimonio olvidado en la jungla de cemento en la cual habitamos cotidianamente.

Página 4 de 4

Facebook