Liliana Palacio fue una de las 797 sobrevivientes del conflicto participantes de la segunda Jornada Nacional de Empleo en Medellín, gracias a la articulación entre el SENA y la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas.

 “Vine a esta jornada porque quiero superarme, hace ocho años que no estoy trabajando y ya quiero trabajar para sacar a mis hijos adelante”, dice Liliana Palacio, con mirada de esperanza y decidida a postularse a uno de los 1.057 empleos que el sector empresarial puso al alcance de las víctimas del conflicto armado en Medellín y su área metropolitana.

Ella fue una de las 797 personas con esta condición que se beneficiaron en la capital antioqueña de la segunda Jornada Nacional de Empleo para Víctimas, como resultado de la articulación entre por el SENA y la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas. Además de postularse a las vacantes, las personas también se inscribieron a cursos de capacitación.

Liliana acudió a la microrrueda realizada en el centro de eventos Plaza Mayor, donde entregó su hoja de vida y se enteró de las oportunidades laborales que ofrecieron diferentes empresas de los sectores de servicios y comercio que llegaron para apoyar la política de reparación a las víctimas.

Ella es víctima por el homicidio de su esposo. Fue asesinado en el municipio de Chigorodó, en el año 2008 y a partir de ese momento su vida cambió, pues tuvo que abandonar su hogar y desplazarse hacia Medellín con sus hijos.

“Tengo cinco hijos y recibo ayuda de la Unidad para las Víctimas cada tres meses, un dinero que me dan para apoyarnos con el sustento de ellos y yo”, dice reconociendo la atención que recibe de la entidad.

Cuenta que trabaja como empleada doméstica aseo en casas “cuando me contratan y de resto me dedico a mi hogar y al cuidado de mis hijos, pero quiero superarme para no estar siempre esperanzada en la ayuda que me brinda la Unidad para las Víctimas, porque yo también me tengo que ayudar”.

Entre las ofertas laborales que se ofertaron están vacantes para asesores comerciales y de contact center, impulsadores, auxiliares de servicio al cliente, mercaderistas, guardas de seguridad caninos, operadores de medios tecnológicos, oficios varios.

Gestión interinstitucional para víctimas

El director de la Unidad para las Víctimas en Antioquia, Jorge Mario Alzate Maldonado, destaca que "ambas entidades vienen articulándose para ofrecer formación técnica y profesional a las víctimas, capacitación a microempresarios, además de gestionar oferta laboral para que estas personas encuentren una oportunidad laboral digna".

El funcionario explica que "entre la población afectada por el conflicto también hay personas con capacidad, conocimiento y experiencia, y mucho deseo de superación, que constituyen una ventaja para el sector privado que les abra sus puertas".

La Jornada Nacional de Empleo para Víctimas del Conflicto se replicó en las principales ciudades de Colombia, a través de 45 microrruedas simultáneas que ofertaron más de 4.000 empleos en todo el país.

Gracias a la intermediación laboral de la Agencia Pública de Empleo del SENA y la articulación con la Unidad para la Reparación a las Víctimas, se han gestionado 27.494 colocaciones laborales para las víctimas; otras 145.512 han inscrito su hoja de vida en el aplicativo virtual de la misma Agencia y 149.387 han recibido orientación ocupacional.

De las 13.736 colocaciones logradas en lo corrido de 2017 por el SENA, 3.330 corresponden a población afectada por hechos victimizantes durante el conflicto armado.

Durante el mes de noviembre, la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas realizará 9 jornadas para indemnizar a más de mil de estos sobrevivientes del conflicto en este departamento, con recursos superiores a los 9 mil millones de pesos.

Con la entrega de la indemnización económica a 63 víctimas del conflicto en Sonsón, la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Victimas inició una serie de nueve jornadas en las que 1.118 sobrevivientes serán indemnizadas este mes en Antioquia.

Los sobrevivientes que cerraron su proceso de reparación con este beneficio llegaron desde Sonsón, Argelia y Nariño para participar de un acto de dignificación en reconocimiento a los hechos victimizantes sufridos, como homicidio y desaparición forzada de familiares, secuestro, desplazamiento forzado, actos terroristas y violencia sexual.

Victimas3Además, recibieron orientación por parte de funcionarios sobre la inversión adecuada de los 541 millones de pesos girados por el Gobierno Nacional, con el fin de que tengan un efecto reparador en sus vidas. 

El director de la Unidad para la Reparación a las Víctimas en Antioquia, Jorge Mario Alzate Maldonado, informó que “esta es la primera de las 9 jornadas durante noviembre en las que serán indemnizadas 1.118 víctimas del conflicto armado de 66 municipios antioqueños, con recursos económicos por 9.157.489 millones de pesos".

Alzate reiteró que “las víctimas reciben acompañamiento a la inversión adecuada de los recursos y también en temas psicosociales. Estos trámites son gratuitos, las víctimas no tienen que pagar nada por esas gestiones a tramitadores y así evitan ser engañadas”.

El director territorial explicó que la mayoría de las personas indemnizadas destinan estos recursos para la compra o mejoramiento de vivienda, inicio o fortalecimiento de proyectos productivos, ahorro y para la educación superior”.

Durante los seis años de implementación de la Ley de Víctimas, la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas ha entregado la indemnización económica a más de 730.000 sobrevivientes del conflicto armado en Colombia como parte de su reparación integral, con una inversión de 8 billones de pesos. De ellos, más de 199 mil víctimas se beneficiaron con esta medida en Antioquia.

El conflicto armado colombiano es un tema delicado de mil aristas. Muerte y desolación dejó a lo largo y ancho del país y sigue dejando, pues todavía es un monstruo de mil cabezas que pega coletazos dolorosos en nuestro territorio.

Es muy ventajosa la mirada que se tiene en las grandes ciudades, donde la gran mayoría no han padecido los horrores de la guerra. Un transeúnte del centro de la ciudad muchas veces está lejos de imaginar la ignominia que han tenido que soportar compatriotas nuestros.

En esta época que ya denominan del posconflicto, el llamado de todos los colombianos es por la reconciliación, el reconocimiento del otro y la búsqueda incansable de la verdad.

Aunque nos duela, es necesario dejar la indiferencia y ese ostracismo que suele aprisionar las grandes urbes.

Una oportunidad de oro y una cita muy especial tenemos todos los medellinenses y visitantes del Valle de Aburrá para comenzar a conocer de cerca esa guerra cruenta, por parte de, quizás, los rostros y las voces más invisibles que ha dejado esta insana locura.

Tuvimos la oportunidad de visitar en la Casa del Encuentro del Museo de Antioquia -ahí al frente de las gordas de Botero, tan tiesas y tan majas, después de atravesar una horda de turistas desubicados-, la exposición “Rostros del Pacífico Sur”.

La exposición nace de un proyecto liderado desde el 2016 por Jineth Bedoya Lima a quien conocemos por ser una gran periodista y activista, con el apoyo de la Liga Internacional de Mujeres por la Paz y la Libertad en Colombia (LIMPAL), la embajada de Estados Unidos en Colombia y la casa editorial El Tiempo.

ROSTROS_6.jpgROSTROS_7.jpgROSTROS_3.jpgROSTROS_5.jpgROSTROS_10.jpgROSTROS_4.jpg

El proyecto se desarrolla en San Andrés de Tumaco, ubicado en el suroccidente del departamento de Nariño a más de mil kilómetros de Medellín y casi veinte horas de viaje.

Conocido como la perla del pacífico al contar con uno de los más importantes puertos en el Océano Pacífico.

En este municipio aterriza Jineth para acompañar a 120 mujeres víctimas y sobrevivientes, como ella, de violencia sexual, en una intervención llamada “Proyecto Tumaco” que durante casi un año se ofrecieron talleres de liderazgo, ahorro, finanzas personales, emprendimiento, entre otros, dictados por voluntarios y que culminó en un acto simbólico de retorno, caminando por el municipio en el que habitan, para retornar y “agarrar el dolor y transformarlo”, afirma Bedoya.

El proyecto finaliza allí y aunque sigue vivo en la manera como estas mujeres asumen sus vidas y cómo siguen afrontando el futuro, sus historias llegan directo a nosotros a corroer la insensibilidad y la indolencia, a acercarnos a nuestras realidades y a buscar una conciencia que debe ser única para la no repetición de todas estas atrocidades.

En nuestra visita nos encontramos con una preciosa colección de material fotográfico digno de esta empresa, donde podemos ver de primera mano a sus protagonistas. Además, nos fuimos con un bonito regalo sonoro: Un disco compacto donde se registra una hermosa canción “El día es hoy”, himno oficial de la campaña, llena de alegría y esperanza. “Ahora es el mejor momento, si lo pierdes no se vuelve a repetir: ¡Es tu tiempo!”, se puede escuchar en su letra compuesta por Rakel, Jorge L. Piloto, Yoel Henríquez y Julio Reyes Copello.

Por Juan Pablo Castel @JuanPabloLamora

La Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas en Antioquia inició las jornadas en 14 municipios para notificar a 3.323 personas la respuesta de su inclusión o no en el Registro Único de Víctimas.

Este proceso comenzó en los municipios de Argelia, Sabanalarga, Marinilla, Caucasia y Cáceres y entre hoy y mañana continúa en El Bagre, Santa Bárbara e Ituango. Entre el resto de octubre y principios de noviembre las personas serán informadas sobre el resultado de su declaración en La Pintada, Valparaíso, Caracolí, Maceo, San Roque y Peque.

A estas jornadas apoyadas por las personerías y las alcaldías municipales asisten personas que declararon en años anteriores ante entidades del Ministerio Público delitos en su contra, los cuales fueron valorados por la Unidad para la Reparación a las Víctimas para determinar cuáles corresponden a hechos relacionados con el conflicto armado reconocidos por la Ley de Víctimas.

Según Jorge Mario Alzate Maldonado, director de la Unidad para la Reparación a Víctimas en Antioquia, “este es el primer paso para ser reconocidos como víctimas del conflicto armado, con el fin de acceder a las medidas de la Ley 1448 que le abre las puertas a la ruta de reparación integral”.

Esta brinda un conjunto de beneficios según el delito sufrido y la situación de vulnerabilidad e “incluye medidas de rehabilitación, acciones de satisfacción, la atención sicosocial, indemnización económica y garantías de no repetición como la memoria histórica”, precisó Alzate.

notificacion victimasDe acuerdo a la Ley de Víctimas, se establece la atención con enfoque diferencial, por lo que se adecúan lugares de fácil acceso, con el fin de atender oportuna y rápidamente a las víctimas con discapacidad o personas mayores.

Quienes sean incluidos en el Registro Único de Víctimas, podrán continuar su proceso de reparación integral de la mano de la Unidad para las Víctimas. Los declarantes no incluidos tienen recursos de reposición y apelación si consideran que sí reúnen los criterios de ley para ser reconocidos.

Hasta ahora, el Registro Único incluye a 8.532.636 víctimas, de las cuales 6.663.363 son sujetos de asistencia y reparación. De estas, 1.349.182 pertenecen a Antioquia.

En los seis años de implementación de la Ley de Víctimas, más de 700 mil sobrevivientes ya fueron beneficiados con la indemnización económica en Colombia, entre otras medidas de la reparación integral, de ellas alrededor de 196 mil en Antioquia.

Las jornadas comenzaron el viernes 13 de octubre en Medellín y Betulia con 574 víctimas del conflicto armado, quienes recibieron parte de los 15.815 millones de pesos que se entregarán a un total de 2.161 sobrevivientes en 83 municipios durante el mes de octubre.

La Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Victimas entregó este viernes en Medellín y Betulia indemnizaciones reparadoras a 574 víctimas del conflicto armado, quienes además participaron en un acto de dignificación y memoria y un taller sobre inversión adecuada de estos recursos. 

En Medellín la jornada se realizó en las instalaciones del Club Medellín, en medio de un acto simbólico en el que los sobrevivientes del conflicto recibieron recursos por más de 4.223 millones de pesos con un efecto reparador a sus vidas.

Jorge Eliécer Hoyos es víctima por el homicidio de su hijo en condición de discapacidad mental cometido por paramilitares  en el año 2002 en Medellín. “Lo que recibimos hoy es un pequeño alivio, porque con este dinero, le vamos a mejorar la situación a una hija que vive con nosotros y sus cinco hijos. Queremos ayudarle un poco a mejorar su calidad de vida, sin importar lo que nos gastemos, sino colaborarle a nuestra hija, eso nos trae tranquilidad”, relató Jorge.

Otra de las víctimas que recibió hoy su indemnización reparadora es Ester de Jesús Zapata, esposa de Jorge Eliecer. Para ella “desde el momento en que comenzamos a hacer las vueltas para lograr la indemnización, yo le dije a mi familia: ‘si es para satisfacer las necesidades de mi hija, sí lo hago. Hoy quedo satisfecha y me voy muy feliz”.

Además, Ester envió un mensaje de perdón: “cuando mataron a mi hijo el dolor fue muy grande, muchas personas me decían que tomara venganza, pero yo les decía que no quería ver sufriendo a una madre por un hijo, así como me tocó a mí. Gracias le doy a Dios porque tengo mi corazón limpio y sin odio, yo ya perdoné, pero sí le pido a Dios que ayude a las personas que hacen daño a encontrar un camino recto”.

Las personas participaron de un acto simbólico y un taller en el cual fueron orientadas para superar las secuelas que el conflicto armado les ha dejado y sobre la inversión adecuada de los recursos de la indemnización que recibieron gracias a la Ley de Víctimas.

Jornada reparación victimas 1El director de la Unidad para la Reparación a las Víctimas en Antioquia, Jorge Mario Alzate Maldonado, manifestó que “este acto en Medellín es el primero de una serie de jornadas en 83 municipios de Antioquia, en las que serán indemnizadas 2.161 víctimas del conflicto armado, con recursos económicos por 15.815 millones de pesos".

El funcionario reiteró que “las víctimas reciben asesoría en el acompañamiento de la inversión adecuada de los recursos y también en temas psicosociales. Estos trámites son gratuitos, las víctimas no tienen que pagar nada por esas gestiones”.

Durante los seis años de implementación de la Ley de Víctimas, la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas ha entregado la indemnización económica a más de 700.000 sobrevivientes del conflicto armado en Colombia como parte de su reparación integral. De ellos, cerca de 196 mil víctimas en Antioquia.

En la actualidad, la palabra paz ha estado en boca de los medios de comunicación y la  sociedad colombiana en general. Por ello cada acto que simbolice la construcción de la tan anhelada “paz estable y duradera” llena de  ilusiones a este pueblo golpeado. Sin embargo, los antecedentes y cifras violentas en suelo antioqueño y expuestas  por el “Nodo de Antioquia de la Coordinación Colombia-Europa-Estados Unidos” en su Informe Sobre la Situación de Derechos Humanos en Antioquia 2016 son desconsoladoras.

El objetivo del informe, era identificar las principales causas y formas de la violación de los Derechos Humanos y la interacción del Gobierno ante el problema en Antioquia. “Nuestro informe detallaba de manera profunda el incumplimiento del Gobierno con las familias víctimas de desaparición forzada, con las garantías al sector de las mujeres y las personas LGTBI, los insuficientes esfuerzos hacia mejorar las condiciones de los presos y los prisioneros en las cárceles, las graves violaciones contra los sindicalistas y la incapacidad, la falta de voluntad del Estado y sus instituciones para coordinar e implementar políticas y acciones tendientes es hacer efectivo el Pacto”.

Otro tema referente del informe es; la situación que viven los líderes y lideresas en la construcción del desarrollo de las comunidades y que por ejercer la labor de la defensa de los derechos humanos siguen siendo las víctimas por la falta garantías. A lo que el informe hace referencia es que “Este año quedó demostrada la negligencia y la falta de voluntad política del Gobierno Nacional y Departamental para la instalación de la Mesa de Garantías para la labor de Líderes y Lideresas Sociales, Comunales y Ambientales, Defensores y defensoras de Derechos Humanos, un espacio de interlocución tan fundamental para hacer balances de la situación de riesgos de todos estos liderazgos sociales, sobre todo en momentos donde se incrementan todas las formas de agresión y asesinatos contra hombres y mujeres que trabajan diariamente por sus comunidades. La ausencia de la Mesa de Garantías impide la toma de decisiones oportunas de prevención, protección y lucha contra la impunidad de ataques y/o asesinatos contra los liderazgos víctimas de la ausencia de políticas claras y efectivas que propicien la paz, que reduzcan las amenazas y los riesgos de los defensores”.

-- Clic en el enlace para leer el informe

Por Carlos E. López Castro

La Secretaría de Seguridad y convivencia, tenía para el presente año, un presupuesto de recursos ordinarios para la realización de cinco videos documentales en diferentes comunas de Medellín, con el objetivo de enfatizar en los tema de seguridad y convivencia en los barrios de las comunas.

Desde dicha Secretaría, contactaron al Centro de Desarrollo Social La Candelaria y a la Fundación Historias Contadas para la convocatoria de un taller de narrativa audiovisual. A la primera reunión asistieron 12 personas de diferentes comunas, donde se concretaron los barrios en los que se realizarían los documentales con participación comunitaria.

Fue así como se realizó un taller relámpago de narrativa audiovisual, dictado por la Corporación Dunav Kuzmanich con la dirección de la documentalista Ana Cristina Monroy. El Taller abarcaba el proceso desde la determinación del tema hasta la grabación del video documental.

En las fotos, tomadas por quien aquí escribe, vemos la grabación en el Parque de Bolívar el domingo 11 de diciembre, con cámaras de Telemedellín. Se trata de darle una mirada al Parque desde la perspectiva de Natalia, una vendedora de dulces y cigarrillos quien cambió su sexo, pero hace parte de las personas que habitan y cuidan el lugar, demostrando que personas como ella y a través de actividades culturales como la retreta, el espacio cambia su imagen para ser el tradicional parque para el encuentro y la sana convivencia. Esperen pronto, la publicación del documental en www.comuna10.com

Documental_PB_5.JPGDocumental_PB_2.JPGDocumental_PB_4.JPGDocumental_PB_3.JPGDocumental_PB_1.JPG

Con bombos y platillos se realizó la celebración de los 20 años de La Red de Escuelas de Música de Medellín.

Esta se realizó el 11 de diciembre en el Parque de los Deseos en el Festival Música Viva. Allí, 1.450 niños, niñas y jóvenes de las 27 Escuelas de la Red, le regalaron a la ciudad 12 horas continuas de conciertos. La celebración de estas dos décadas de labores cerró con broche de oro en el Concierto de 20 Años, en el Teatro Universidad de Medellín, al que asistieron 1.800 personas, una fiesta llena de arte, cultura y alegría.

 

Durante estos 20 años se han formado en la Red cerca de 20 mil niños, niñas y jóvenes.

¡Felicitaciones!

red_de_escuelas_2.jpgred_de_escuelas_1.jpgred_de_escuelas_3.jpgred_de_escuelas_4.jpgred_de_escuelas_6.jpgred_de_escuelas_5.jpg

La Mesa “Voces de Paz” celebra la decisión de la Corte Constitucional de avalar el mecanismo de Fast Track para la implementación de los acuerdos de paz.

Ésta es una gran noticia para el país, en el sentido que posibilita una legislación mucho más ágil, necesaria para empezar a territorializar los acuerdos logrados con las FARC y avanzar en el proceso de dejación de armas y tránsito a la vida civil. 

Seguimos manifestando nuestro compromiso con la construcción de paz para las y los colombianos e insistiendo en la necesidad de empezar lo más pronto posible el proceso de negociación con el ELN.

Igualmente hacemos un llamado urgente al Gobierno Nacional para que tome las medidas necesarias frente a los asesinatos de líderes sociales y sobre las amenazas que aún persisten en los diferentes territorios del país.

Necesitamos una paz completa y ésta pasa por garantizar la protección de aquellos que día a día le dedican sus vidas a luchar por el bienestar de las comunidades.

636171710451271005w

En los alrededores del Parque de Berrio de la ciudad de Medellín, se llevó a cabo el desarrollo  de las actividades lúdicas y artísticas referentes al Diplomado de Posconflicto, que actualmente es realizado por el Laboratorio de Pedagogía Social de la Universidad  Nacional de Colombia, promovido por Alcaldía Municipal con Presupuesto Participativo de la comuna 10.

Teniendo en cuenta la actualidad de nuestro país, los temas referentes a la paz, son el aliciente para concluir y responder las incógnitas que han generado más controversia en el marco de los acuerdos de la Habana. Es por eso que dicho diplomado básicamente, busca establecer un contexto de formación alrededor de cada uno de los acuerdos de la Habana, es decir,  socializar los acuerdos de reforma rural integral, participación política, víctimas, justicia transicional, acuerdos finales y su  implementación.

“La idea es buscar espacios para generar reflexiones sobre la ciudadanía, sobre la paz y sobre la reconciliación de la ciudad. Además impactar en la comuna, por eso elegimos el Parque Berrio que es un sitio de convergencia ciudadana y nos pareció apropiado realizarlo acá. Buscamos la forma de mirar cómo se dinamiza el asunto de la paz desde lo territorial desde el barrio, la comuna, la cuadra”. Precisa Carlos Barrios laboratorio de pedagogía social de la Universidad  Nacional de Colombia.

La actividad en el Parque Berrio estuvo dividida en cinco momentos, la primera se estuvo representada por una boda, haciendo alusión a la alegría, como una especie de mini carnaval con gaiteros. El segundo momento fue representado  por una comedia, representando el mundo de drogas ilícitas y sus consecuencias, en el tercer momento la danza se hizo presente, donde a través de ella se expresa el poder que se ejerce sobre el otro, a partir del cuerpo, seguido por  el tema de destitución de tierras y finalmente nos hablan del reencuentro, la reconciliación de  las “dos partes que se juntan y puede volver a hablar para que creemos el país que todos queremos”.

Catalina Murillo de Innovarte, quien hace parte de la organización de los grupos artísticos indica que “para nosotros participar en el marco del Diplomado, en todo esto que tiene que ver con el posconflicto con el pos -acuerdo, pues ha sido muy importante porque de verdad es la posibilidad que tenemos también desde nuestros artistas desde nuestro qué hacer cotidiano de poner también un punto de vista. Pero participar en estos procesos de verdad que es muy importante porque sentimos como artistas, que es la forma que tenemos también para expresar lo que hacemos y lo que sentimos y hacia dónde vamos, que es lo más bonito de poder participar en esto”.

Por Alejandro Martínez Ferraro

DSC074989.jpgDSC07498.JPGDSC07489.JPGDSC077488.jpgDSC07491.JPG