Liliana Palacio fue una de las 797 sobrevivientes del conflicto participantes de la segunda Jornada Nacional de Empleo en Medellín, gracias a la articulación entre el SENA y la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas.

 “Vine a esta jornada porque quiero superarme, hace ocho años que no estoy trabajando y ya quiero trabajar para sacar a mis hijos adelante”, dice Liliana Palacio, con mirada de esperanza y decidida a postularse a uno de los 1.057 empleos que el sector empresarial puso al alcance de las víctimas del conflicto armado en Medellín y su área metropolitana.

Ella fue una de las 797 personas con esta condición que se beneficiaron en la capital antioqueña de la segunda Jornada Nacional de Empleo para Víctimas, como resultado de la articulación entre por el SENA y la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas. Además de postularse a las vacantes, las personas también se inscribieron a cursos de capacitación.

Liliana acudió a la microrrueda realizada en el centro de eventos Plaza Mayor, donde entregó su hoja de vida y se enteró de las oportunidades laborales que ofrecieron diferentes empresas de los sectores de servicios y comercio que llegaron para apoyar la política de reparación a las víctimas.

Ella es víctima por el homicidio de su esposo. Fue asesinado en el municipio de Chigorodó, en el año 2008 y a partir de ese momento su vida cambió, pues tuvo que abandonar su hogar y desplazarse hacia Medellín con sus hijos.

“Tengo cinco hijos y recibo ayuda de la Unidad para las Víctimas cada tres meses, un dinero que me dan para apoyarnos con el sustento de ellos y yo”, dice reconociendo la atención que recibe de la entidad.

Cuenta que trabaja como empleada doméstica aseo en casas “cuando me contratan y de resto me dedico a mi hogar y al cuidado de mis hijos, pero quiero superarme para no estar siempre esperanzada en la ayuda que me brinda la Unidad para las Víctimas, porque yo también me tengo que ayudar”.

Entre las ofertas laborales que se ofertaron están vacantes para asesores comerciales y de contact center, impulsadores, auxiliares de servicio al cliente, mercaderistas, guardas de seguridad caninos, operadores de medios tecnológicos, oficios varios.

Gestión interinstitucional para víctimas

El director de la Unidad para las Víctimas en Antioquia, Jorge Mario Alzate Maldonado, destaca que "ambas entidades vienen articulándose para ofrecer formación técnica y profesional a las víctimas, capacitación a microempresarios, además de gestionar oferta laboral para que estas personas encuentren una oportunidad laboral digna".

El funcionario explica que "entre la población afectada por el conflicto también hay personas con capacidad, conocimiento y experiencia, y mucho deseo de superación, que constituyen una ventaja para el sector privado que les abra sus puertas".

La Jornada Nacional de Empleo para Víctimas del Conflicto se replicó en las principales ciudades de Colombia, a través de 45 microrruedas simultáneas que ofertaron más de 4.000 empleos en todo el país.

Gracias a la intermediación laboral de la Agencia Pública de Empleo del SENA y la articulación con la Unidad para la Reparación a las Víctimas, se han gestionado 27.494 colocaciones laborales para las víctimas; otras 145.512 han inscrito su hoja de vida en el aplicativo virtual de la misma Agencia y 149.387 han recibido orientación ocupacional.

De las 13.736 colocaciones logradas en lo corrido de 2017 por el SENA, 3.330 corresponden a población afectada por hechos victimizantes durante el conflicto armado.

Durante el mes de noviembre, la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas realizará 9 jornadas para indemnizar a más de mil de estos sobrevivientes del conflicto en este departamento, con recursos superiores a los 9 mil millones de pesos.

Con la entrega de la indemnización económica a 63 víctimas del conflicto en Sonsón, la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Victimas inició una serie de nueve jornadas en las que 1.118 sobrevivientes serán indemnizadas este mes en Antioquia.

Los sobrevivientes que cerraron su proceso de reparación con este beneficio llegaron desde Sonsón, Argelia y Nariño para participar de un acto de dignificación en reconocimiento a los hechos victimizantes sufridos, como homicidio y desaparición forzada de familiares, secuestro, desplazamiento forzado, actos terroristas y violencia sexual.

Victimas3Además, recibieron orientación por parte de funcionarios sobre la inversión adecuada de los 541 millones de pesos girados por el Gobierno Nacional, con el fin de que tengan un efecto reparador en sus vidas. 

El director de la Unidad para la Reparación a las Víctimas en Antioquia, Jorge Mario Alzate Maldonado, informó que “esta es la primera de las 9 jornadas durante noviembre en las que serán indemnizadas 1.118 víctimas del conflicto armado de 66 municipios antioqueños, con recursos económicos por 9.157.489 millones de pesos".

Alzate reiteró que “las víctimas reciben acompañamiento a la inversión adecuada de los recursos y también en temas psicosociales. Estos trámites son gratuitos, las víctimas no tienen que pagar nada por esas gestiones a tramitadores y así evitan ser engañadas”.

El director territorial explicó que la mayoría de las personas indemnizadas destinan estos recursos para la compra o mejoramiento de vivienda, inicio o fortalecimiento de proyectos productivos, ahorro y para la educación superior”.

Durante los seis años de implementación de la Ley de Víctimas, la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas ha entregado la indemnización económica a más de 730.000 sobrevivientes del conflicto armado en Colombia como parte de su reparación integral, con una inversión de 8 billones de pesos. De ellos, más de 199 mil víctimas se beneficiaron con esta medida en Antioquia.

La Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas en Antioquia inició las jornadas en 14 municipios para notificar a 3.323 personas la respuesta de su inclusión o no en el Registro Único de Víctimas.

Este proceso comenzó en los municipios de Argelia, Sabanalarga, Marinilla, Caucasia y Cáceres y entre hoy y mañana continúa en El Bagre, Santa Bárbara e Ituango. Entre el resto de octubre y principios de noviembre las personas serán informadas sobre el resultado de su declaración en La Pintada, Valparaíso, Caracolí, Maceo, San Roque y Peque.

A estas jornadas apoyadas por las personerías y las alcaldías municipales asisten personas que declararon en años anteriores ante entidades del Ministerio Público delitos en su contra, los cuales fueron valorados por la Unidad para la Reparación a las Víctimas para determinar cuáles corresponden a hechos relacionados con el conflicto armado reconocidos por la Ley de Víctimas.

Según Jorge Mario Alzate Maldonado, director de la Unidad para la Reparación a Víctimas en Antioquia, “este es el primer paso para ser reconocidos como víctimas del conflicto armado, con el fin de acceder a las medidas de la Ley 1448 que le abre las puertas a la ruta de reparación integral”.

Esta brinda un conjunto de beneficios según el delito sufrido y la situación de vulnerabilidad e “incluye medidas de rehabilitación, acciones de satisfacción, la atención sicosocial, indemnización económica y garantías de no repetición como la memoria histórica”, precisó Alzate.

notificacion victimasDe acuerdo a la Ley de Víctimas, se establece la atención con enfoque diferencial, por lo que se adecúan lugares de fácil acceso, con el fin de atender oportuna y rápidamente a las víctimas con discapacidad o personas mayores.

Quienes sean incluidos en el Registro Único de Víctimas, podrán continuar su proceso de reparación integral de la mano de la Unidad para las Víctimas. Los declarantes no incluidos tienen recursos de reposición y apelación si consideran que sí reúnen los criterios de ley para ser reconocidos.

Hasta ahora, el Registro Único incluye a 8.532.636 víctimas, de las cuales 6.663.363 son sujetos de asistencia y reparación. De estas, 1.349.182 pertenecen a Antioquia.

En los seis años de implementación de la Ley de Víctimas, más de 700 mil sobrevivientes ya fueron beneficiados con la indemnización económica en Colombia, entre otras medidas de la reparación integral, de ellas alrededor de 196 mil en Antioquia.

El Premio y Festival Gabriel García Márquez de Periodismo es convocado por la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano -FNPI-, con el objetivo de incentivar la búsqueda de la excelencia, la innovación y la coherencia ética, con inspiración en los ideales y obra de Gabriel García Márquez y en la dinámica de creatividad y liderazgo que caracterizan a Medellín, Colombia. El Premio y el Festival es posible gracias a la alianza público-privada conformada por la Alcaldía de Medellín y los Grupos Bancolombia y SURA con sus filiales en América Latina

Dicho Festival, culminó el pasado 30 de septiembre en Medellín después de ofrecer 40 horas de programación a más de 14.000 asistentes, en un recorrido por 10 lugares de la ciudad. Fueron 46 actividades, entre charlas, muestras, conversaciones y un concierto de cierre que ofreció Totó La Momposina en homenaje a Gabo gracias al Ministerio de Cultura. 

El Festival Gabo fue posible gracias a la alianza público-privada conformada por la Alcaldía de Medellín y los Grupos Bancolombia y SURA con sus filiales en América Latina y al apoyo de TigoUne, Comfama y Área Metropolitana Valle de Aburrá.

Sin lugar a dudas, su impacto en toda Iberoamérica y la posibilidad que tuvo el público de conocer más de cerca las historias compartidas, como asistente o como seguidor del evento, se debió al gran apoyo de aquellos periodistas que asistieron.

10 CONSEJOS QUE DEJARON LOS GANADORES

Por Antonio Canchila García.

Los tres finalistas de cada una de las categorías del Premio Gabo: Texto, Imagen, Cobertura e Innovación conversaron sobre sus experiencias en la realización de los trabajos con los que fueron seleccionados.

Aquí te dejamos diez consejos para lograr un trabajo periodístico exitoso:

1- Armar un equipo multidisciplinar

María Cristina Castro, de la Revista Semana, compartió su experiencia en la realización del reportaje Agua bendita, sobre la sequía en algunas regiones de Colombia. Armar un equipo transversal fue clave en ese trabajo.

“Hoy el periodismo dejó de ser el oficio en el que una sola persona podía hacer un gran reportaje. Ahora somos un equipo en el que cada uno -programador, reportero gráfico, infografista- es valioso para lo que le llega al lector o a la audiencia”.

2- Crear alianzas estratégicas

Fuera de las salas de redacción hay aliados que pueden aportar a un trabajo periodístico sin altos costos. Tras la experiencia de crear una base de datos de audios sobre el caso Nisman, un fiscal argentino que fue encontrado muerto en 2015, Florencia Coelho, de La Nación de Argentina, aconseja tomar mano del recurso humano más allá del equipo tradicional.

“No piensen solo en sus compañeros de trabajo: hay universidades, ONG, personas del común que pueden ser sus aliados y ayudar a construir una gran historia”.

3- Tomar distancia de las historias

Germán Andino, productor de un comic multimedia que narra la vida de Isaac, un pandillero de Honduras, duró casi cuatro años inmerso en la historia. Su principal aprendizaje de ese trabajo es la necesidad de apartarse un poco de lo que se pretende contar. “Hay que apartarse un poco; a ratos terminaba hablando como pandillero”.

4- No perder la oportunidad

Mauricio Monteiro encabeza el equipo que realizó un documental sobre la polarización alrededor de la población LGTBI en Brasil. Durante cuatro años estuvo buscando las imágenes para armar la historia, su gran enseñanza es aprovechar todas las oportunidades.

“La oportunidad es algo muy sensible. No se sabe cuándo algo va a pasar y cuándo ese algo puede aportar a la historia”.

5- Infiltrarse en la historia

En “Buscando refugio para mis hijos” el periodista Javier Bauluz logra retratar el drama de miles de personas que han salido de sus tierras a buscar refugio en Europa. Bauluz decidió acompañar a los refugiados, sin que supieran que era periodista.

“La mejor forma de hacer periodismo es meterse en la historia haciéndose invisible para poder encontrar los momentos claves que sucedes cuando estás ahí”.

6- No tener historias preconstruidas

Desde Cumaná, un pueblo de pescadores de Venezuela, Alberto Arce contó, para El Mundo, la historia de “Los nuevos piratas del Caribe”. Esa experiencia lo lleva a dejar de lado las historias preconstruidas antes de hacer la reportería.

“La historia no está contada cuando sales a reportearla, tienes que aprenderla, entenderla, para eso tienes que tener paciencia y hacer presencia en el lugar donde está esa historia”.

7- Estar abiertos a cambiar la historia

Rodrigo Abd acompañó a Alberto a retratar la crisis de todo un país desde un pueblo lejos de Caracas, el centro de la noticia en Venezuela. Para Abd, el buen periodista debe ir abierto a cambiar de historias.

“El periodismo no es ir a contar lo que ya todos saben y ponerle la firma, debemos ir con una idea y poder cambiarla cuando estamos en el lugar de la historia que queremos contar”.

8- Mirar más allá

Carlos Álvarez, en representación de Jorge Carrasco, contó la experiencia de contar “Historia de un paria”, la vida de un legendario travesti cubano, que ya habían contado otros medios, pero que tenía más por descubrir.

“A veces hay que contar las historias, aunque hayan estado manoseadas, porque siempre puede haber una mirada más allá, siempre se puede contar mejor una historia”.

9- Humanizar las cifras

El bum del uso de los datos para contar la noticia o cubrir un tema tiene que llevar una mirada humanizada. Así lo pensó el equipo de El País de Cali que contó, en el especial “El mapa de la muerte”, la alta cifra de homicidios en la capital del Valle del Cauca. “Ponerle rostro humano a las cifras es darle vida a los reportajes”.

10- Salir de la comodidad

Si Mary Triny Zea, periodista del diario La Prensa de Panamá, no hubiera preferido los retos que supone investigar a los políticos de su país, nadie habría conocido el entramado de corrupción que se tejió en la Asamblea panameña alrededor de supuestos fondos para ciudadanos que terminaban en los bolsillos de los diputados. Su concejo es claro: salir de la zona de confort.

“Algunas veces es más cómodo hacer periodismo desde las declaraciones y ser amigo de las fuentes, pero atreverse a investigar y salir de esa comodidad es más satisfactorio”.

 

Fotos cortesía FNPI

Las jornadas comenzaron el viernes 13 de octubre en Medellín y Betulia con 574 víctimas del conflicto armado, quienes recibieron parte de los 15.815 millones de pesos que se entregarán a un total de 2.161 sobrevivientes en 83 municipios durante el mes de octubre.

La Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Victimas entregó este viernes en Medellín y Betulia indemnizaciones reparadoras a 574 víctimas del conflicto armado, quienes además participaron en un acto de dignificación y memoria y un taller sobre inversión adecuada de estos recursos. 

En Medellín la jornada se realizó en las instalaciones del Club Medellín, en medio de un acto simbólico en el que los sobrevivientes del conflicto recibieron recursos por más de 4.223 millones de pesos con un efecto reparador a sus vidas.

Jorge Eliécer Hoyos es víctima por el homicidio de su hijo en condición de discapacidad mental cometido por paramilitares  en el año 2002 en Medellín. “Lo que recibimos hoy es un pequeño alivio, porque con este dinero, le vamos a mejorar la situación a una hija que vive con nosotros y sus cinco hijos. Queremos ayudarle un poco a mejorar su calidad de vida, sin importar lo que nos gastemos, sino colaborarle a nuestra hija, eso nos trae tranquilidad”, relató Jorge.

Otra de las víctimas que recibió hoy su indemnización reparadora es Ester de Jesús Zapata, esposa de Jorge Eliecer. Para ella “desde el momento en que comenzamos a hacer las vueltas para lograr la indemnización, yo le dije a mi familia: ‘si es para satisfacer las necesidades de mi hija, sí lo hago. Hoy quedo satisfecha y me voy muy feliz”.

Además, Ester envió un mensaje de perdón: “cuando mataron a mi hijo el dolor fue muy grande, muchas personas me decían que tomara venganza, pero yo les decía que no quería ver sufriendo a una madre por un hijo, así como me tocó a mí. Gracias le doy a Dios porque tengo mi corazón limpio y sin odio, yo ya perdoné, pero sí le pido a Dios que ayude a las personas que hacen daño a encontrar un camino recto”.

Las personas participaron de un acto simbólico y un taller en el cual fueron orientadas para superar las secuelas que el conflicto armado les ha dejado y sobre la inversión adecuada de los recursos de la indemnización que recibieron gracias a la Ley de Víctimas.

Jornada reparación victimas 1El director de la Unidad para la Reparación a las Víctimas en Antioquia, Jorge Mario Alzate Maldonado, manifestó que “este acto en Medellín es el primero de una serie de jornadas en 83 municipios de Antioquia, en las que serán indemnizadas 2.161 víctimas del conflicto armado, con recursos económicos por 15.815 millones de pesos".

El funcionario reiteró que “las víctimas reciben asesoría en el acompañamiento de la inversión adecuada de los recursos y también en temas psicosociales. Estos trámites son gratuitos, las víctimas no tienen que pagar nada por esas gestiones”.

Durante los seis años de implementación de la Ley de Víctimas, la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas ha entregado la indemnización económica a más de 700.000 sobrevivientes del conflicto armado en Colombia como parte de su reparación integral. De ellos, cerca de 196 mil víctimas en Antioquia.

Cinéfagos es una plataforma que busca, desde la crítica cinematográfica, formar públicos que valoren e identifiquen los diversos géneros cinematográficos con una mirada académica y crítica. Su director, se ha destacado por tener una amplia trayectoria en la asesoría y organización de diversos festivales locales y nacionales. Además de su trabajo académico, relacionado con el cine donde ha publicado algunos libros, realiza su incansable labor como profesor en la Universidad de Antioquia.

El miércoles 20 de septiembre, tuvimos la oportunidad de dialogar con Osvaldo Osorio, quien es Comunicador Social, Periodista, Historiador, Magíster en Historia del arte. Esto nos contó: “Por varios años fui Coordinador de Programación del Festival de Cine de Santa Fe de Antioquia y del Festival de Cine Colombiano de Medellín, Coordinador de la Muestra Caja de Pandora. Este año tuve la oportunidad de trabajar en el Festival de Cine de Jardín. De esos procesos me surgió la idea de crear Cinéfagos. A partir de esto, también surge Vartex: Muestra de video y experimental”.

Cinéfagos es un espacio para el cine Nacional donde podrás encontrar actualidad y crítica de cine. Su fundador piensa en una escuela de críticos con fundamentos claros para ejercer esa labor de una manera crítica y profesional.

En la página de Cinéfagos se pueden encontrar críticas como esta: “El cine nacional siempre ha estado en deuda con la historia de Colombia. Muy pocas películas hay sobre episodios, personajes y procesos históricos. En parte, puede ser por las dificultades y costos de las producciones de época, pero también hay como una falta de compromiso con el pasado y su memoria, con el papel que puede desempeñar el cine cuestionando ese pasado y manteniendo presentes asuntos que nadie nunca debería olvidar”.

“Ni siquiera existe una película que hable directamente sobre la más significativa fecha de la historia nacional: el 9 de abril de 1948 (hay dos películas que la usan como excusa para contar otras historias: Confesión a Laura y Roa). Es por eso que hay que celebrar un filme que llega a hablar sobre otra de esas grandes fechas y acontecimientos, aunque sea treinta años después: la toma del Palacio de Justicia por parte del M-19, en noviembre de 1985”.

“La trama empieza unos días antes de la toma, con el asesinato de un periodista que investigaba un oscuro entramado que parecía conducirlo a prefigurar el fatídico acontecimiento. La investigación es retomada por su compañero, un escéptico y tenaz periodista, y por su nueva asistente. Juntos tratarán de encontrar la verdad y las nefastas fuerzas que hay detrás de lo que parece ser un complot de grandes proporciones”.

“De manera que la película está contada en clave de thriller, en el que una compleja maraña de pistas, personajes y amenazas sobre los protagonistas definen su argumento. En medio de esa trama, compuesta por un buen número de secuencias de acción y otros bien logrados momentos de suspenso, aflora una relación afectivo sexual entre la pareja de periodistas, que tal vez es lo único predecible y prescindible del filme”, termina escribiendo Osvaldo en la página de Cinéfagos.

Presentación_final_del_laboratorio_de_video_mapping_vartex_4_1.JPGTaller_de_video_danza_Vartex_3.JPGPeresentación_de_la_obra_del_video_artista_Santiago_Echeverry_en_el_MAMM.jpgSeminario_de_crítica_documental.JPGLaboratorio_de_video_mapping.jpgIntegrantes_de_la_Escuela_de_crítica_de_cine.jpg

Después de asesorar y trabajar en diversos festivales, continuó su labor de difundir su conocimiento en videoarte, de la mano del Colombo Americano, en Vartex. Donde dio a conocer al público, formas de narrar sus películas sin utilizar la estructura clásica del cine, con técnicas propias del experimental que, la mayoría de las veces, están orientadas a la recuperación de la noción de tiempo real.

Investigaciones sobre el espacio-tiempo, de las que surge la idea de espacio, entendido como recorrido, y el tiempo, entendido como periodo. Instalaciones de video, videoesculturas, videoambientes o videocreación. En este mundo ha sumergido Osvaldo a los realizadores con la Muestra.

En la actualidad su proyecto pasa por crear la Escuela de Crítica Cinematográfica la que, según Osvaldo, hace falta para seguir formando público cinéfilo en el país. 

Por Diego Restrepo Urquijo

El Festival de Cine Colombiano en su edición número 15, toma a las mujeres como su eje central, con la idea de visualizar los procesos creativos, narrativos y de gestión emprendidos en el sector audiovisual Colombiano. Por otro lado se busca resaltar las  historias que han sido contadas alrededor de las mujeres para reflexionar en torno a estas narraciones.

Carlos Tamayo, Coordinador General del Festival de Cine Colombiano afirmó “desde la organización decidimos elegir como tema central las mujeres del cine Colombiano, abordamos este tema debido al momento histórico del cine en el país; se evidencia un gran crecimiento en toda la producción, también en la participación de mujeres en diferentes roles dentro de las producciones. Contamos con nombres emblemáticos como Camila Lobo Guerrero, Martha Rodríguez.”

El debate sobre criterios de igualdad en la representación de narrativas audiovisuales, las políticas de inclusión y las mujeres como administradoras, productoras y gestoras fílmicas se ha venido dando con fuerza en el país.

El cine desarrollado por las mujeres sin lugar a duda tiene otra sensibilidad y connotación, en la actualidad el tema de fondo pasa más por el maltrato a la mujer que por la misma discriminación.

“Debido a que en las instituciones más importantes del país que tienen que ver con cine y audiovisuales son lideradas por mujeres, empezamos con la ministra de cultura, pasamos por la Dirección de Cinematografía con Adelfa Martínez, la dirección de Pro Imágenes Colombia Claudia Triana, la Directora de Patrimonio Fílmico Colombiano que es Alejandra Falla, Pía Barragán Gerente de Distribución de Cine Colombia. En la Actualidad varias Directoras nuevas han logrado posicionar su trabajo como por ejemplo, Natalia Orozco Con el Silencio de los Fusiles, Natalia Santa con la Defensa del Dragón, la primera mujer Colombiana que llega a Canes con su película. Queríamos reflexionar en torno a todas las otras formas de vinculación.” Expresó el Coordinador.

Desde que llegó el Cine a nuestro país en 1897, hasta mediados de 1965 en adelante, la mujer dentro del Cine en Colombia nunca había tenido un papel destacado. En la época las labores de la mujer pasaban más por la organización de utilería, coser, ambientación y oficio similares. La parte creativa o la dirección solo la podían desarrollar los hombres.

A mediados de los años 50 la mujer comenzó a soñar con papeles protagónicos en las películas. Gracias al auge de Hollywood empieza en el país una aceptación por las mujeres, esto da paso a las primeras actrices colombianas y a que mujeres pudieran trabajar en aspectos más complejos como el guion.

Entre las pioneras podemos encontrar a Martha Rodríguez, su paso por el cine marcó la manera de cómo se hacían las producciones. Martha se ha convertido en la Directora con mayor trayectoria en el Cine Colombiano, siendo la mayor representante del cine político y de denuncia. Su trabajo se centró en investigaciones profundadas que mostraban la esencia y los problemas de las comunidades.

Julieta Álvarez fue otra que se destacó en la línea de cine político, estrenando en 1970 el documental “Un día yo pregunté” convirtiéndose en una de las primeras producciones femeninas reconocidas. Gabriela Samper, la primera realizadora de cine de Colombia, dejó clara la importancia de su papel logrando “la divulgación de las tradiciones y la búsqueda de raíces culturales propias”.

Tamayo comentó “Dentro de lo que fue el festival, una actividad importante y creo que fue la principal, es el reconocimiento a Vicky Hernández como la actriz más importante del país por su aporte al cine, a la Televisión, al teatro e incluso a la radio, cuando se hacían radio novelas en el país y teniendo en cuenta que es importante hacer esos reconocimientos en vida, que pueda sentir que el público todavía la recibe”.

Tuvimos la oportunidad de inaugurar el festival con su más reciente película la Ciénaga, la cual tuvo muy buena recepción del público, ella es la única actriz Colombiana que se ha ganado todos los premios de actuación que dan las instituciones que hay en Colombia. Las actividades se desarrollaron en diferentes espacios de la ciudad como lo son Universidades, Estaciones del Metro, Museos e Instituciones Culturales.”

Por Diego Alejandro Restrepo Urquijo

Foto tomada de http://www.dps.gov.co/

La Directora General de Prosperidad Social, Tatyana Orozco de la Cruz, el jueves 15 de diciembre firmará el acta de compromiso con 28 alcaldes del departamento para la financiación de 31 nuevos proyectos de infraestructura y hábitat. 

Estarán los 28 alcaldes municipales quienes en compañía de la directora de Prosperidad Social se comprometerán a la construcción y pavimentación de vías, construcción de escenarios deportivos, construcción de centros comunitarios y mejoramientos de vivienda, que beneficiarán a la población más vulnerable y víctima del desplazamiento.

Se espera que esta buena nueva, beneficiaría a una gran población vulnerable del país.

Corte Tumba Ley de Infraestructura

La Mesa “Voces de Paz” celebra la decisión de la Corte Constitucional de avalar el mecanismo de Fast Track para la implementación de los acuerdos de paz.

Ésta es una gran noticia para el país, en el sentido que posibilita una legislación mucho más ágil, necesaria para empezar a territorializar los acuerdos logrados con las FARC y avanzar en el proceso de dejación de armas y tránsito a la vida civil. 

Seguimos manifestando nuestro compromiso con la construcción de paz para las y los colombianos e insistiendo en la necesidad de empezar lo más pronto posible el proceso de negociación con el ELN.

Igualmente hacemos un llamado urgente al Gobierno Nacional para que tome las medidas necesarias frente a los asesinatos de líderes sociales y sobre las amenazas que aún persisten en los diferentes territorios del país.

Necesitamos una paz completa y ésta pasa por garantizar la protección de aquellos que día a día le dedican sus vidas a luchar por el bienestar de las comunidades.

636171710451271005w

En los alrededores del Parque de Berrio de la ciudad de Medellín, se llevó a cabo el desarrollo  de las actividades lúdicas y artísticas referentes al Diplomado de Posconflicto, que actualmente es realizado por el Laboratorio de Pedagogía Social de la Universidad  Nacional de Colombia, promovido por Alcaldía Municipal con Presupuesto Participativo de la comuna 10.

Teniendo en cuenta la actualidad de nuestro país, los temas referentes a la paz, son el aliciente para concluir y responder las incógnitas que han generado más controversia en el marco de los acuerdos de la Habana. Es por eso que dicho diplomado básicamente, busca establecer un contexto de formación alrededor de cada uno de los acuerdos de la Habana, es decir,  socializar los acuerdos de reforma rural integral, participación política, víctimas, justicia transicional, acuerdos finales y su  implementación.

“La idea es buscar espacios para generar reflexiones sobre la ciudadanía, sobre la paz y sobre la reconciliación de la ciudad. Además impactar en la comuna, por eso elegimos el Parque Berrio que es un sitio de convergencia ciudadana y nos pareció apropiado realizarlo acá. Buscamos la forma de mirar cómo se dinamiza el asunto de la paz desde lo territorial desde el barrio, la comuna, la cuadra”. Precisa Carlos Barrios laboratorio de pedagogía social de la Universidad  Nacional de Colombia.

La actividad en el Parque Berrio estuvo dividida en cinco momentos, la primera se estuvo representada por una boda, haciendo alusión a la alegría, como una especie de mini carnaval con gaiteros. El segundo momento fue representado  por una comedia, representando el mundo de drogas ilícitas y sus consecuencias, en el tercer momento la danza se hizo presente, donde a través de ella se expresa el poder que se ejerce sobre el otro, a partir del cuerpo, seguido por  el tema de destitución de tierras y finalmente nos hablan del reencuentro, la reconciliación de  las “dos partes que se juntan y puede volver a hablar para que creemos el país que todos queremos”.

Catalina Murillo de Innovarte, quien hace parte de la organización de los grupos artísticos indica que “para nosotros participar en el marco del Diplomado, en todo esto que tiene que ver con el posconflicto con el pos -acuerdo, pues ha sido muy importante porque de verdad es la posibilidad que tenemos también desde nuestros artistas desde nuestro qué hacer cotidiano de poner también un punto de vista. Pero participar en estos procesos de verdad que es muy importante porque sentimos como artistas, que es la forma que tenemos también para expresar lo que hacemos y lo que sentimos y hacia dónde vamos, que es lo más bonito de poder participar en esto”.

Por Alejandro Martínez Ferraro

DSC074989.jpgDSC07498.JPGDSC07489.JPGDSC077488.jpgDSC07491.JPG