“Nos falta más cultura de respeto por la persona”, Dice el motociclista Libardo López

Escrito por  Dic 11, 2016

Por Carlos E. López Castro

Libardo López, nació en el municipio de Don Matías. Llegó a Medellín desde los 15 años de edad y hace diez que se transporta en moto para su trabajo como prensista de su propia litografía. Insiste en que una de las soluciones para el caos vehicular y para reducir los accidentes en la ciudad, sería que los pases de conducción sean legales.

En su niñez, desde los 10 años, fue un buen cliente asiduo del negocio de alquiler de bicicletas, en su pueblo natal. Pero como abundaban las lomas, constantemente se caía y no faltaban las pequeñas heridas. Desde  esa época, la bicicleta empezaba a mirarla como una forma de viajar sobre ruedas, para salir de su pueblo y buscar un futuro. Además, practicaba el ciclismo como deporte, cuando no había tanta cantidad de carros y motos.

Con ese aire aventurero que lo aprendió al montar en bicicleta, llegó a Medellín a la edad de 15 años. El primer trabajo fue la talla en madera en alto relieve. Se hacían muebles, salas, comedores. De ese entonces, recuerda Libardo: “Fue un cambio muy duro, muy drástico, muy difícil. Me vine del campo porque uno quería más posibilidad de vida, de estudiar, buscar un trabajo diferente al del campo, porque es muy duro,  de mirar otras cosas Uno siempre trata de mejorar. Me encontré con una realidad muy dura, abandonar tu tierra, tu familia, tus padres. Venís a enfrentar una cantidad de necesidades, se aguanta hambre, necesidades. Venís de vivir a las anchas con la abundancia de comida en el campo a aguantar. No puedo ir al centro porque no sé cómo ir, no sé coger un bus, tanto ruido de carros y motos. Llegué a vivir al barrio Córdoba. Un barrio muy bueno donde estaba un hermano, al menos llegué donde un familiar, pero faltaba una cantidad de cosas, el cariño de los padres. Ver que si uno quería comer algo, había que sacar primero el dinero. No lo encontraba como antes que teníamos la comida abundante, porque en el campo se tenía las necesidades básicas más satisfechas que en la ciudad. Pero crece uno como persona, aprende uno a madurar”

En cuanto a su papel como motociclista, ya lleva diez años desde que inició a trabajar en litografía. Dice que el asunto es más que todo quererse así mimo. Que no se trata de coger una moto y salir a mil, donde no hay espacio, donde no hay forma y no importando lo que hay de frente.

Le ha ido bien como motociclista aunque ha tenido accidentes. Los accidentes han sido siempre por un error humano suyo, no solo de tránsito sino también en general, con su máquina. Así nos cuenta una de sus anécdotas: “Una vez que me caí cuando iba yo subiendo, un taxista me frenó adelante y le frené atrás. Me asusté, aceleré y caí al piso rastrillado por el piso mojado, estaba lloviendo muy fuerte, y por la poca visibilidad que uno tiene, todo eso es causante de los accidentes. Me golpeé la rodilla, me cosieron y estuve incapacitado”.

En cuanto a dos preguntas claves, Libardo López nos respondió así:

¿Cómo contribuye usted para que la movilidad en Medellín sea mejor?

Con la cultura de ser personas conscientes de que no voy solo en la vía sino que vamos más personas. Creo que nos falta más cultura de respeto por las personas. Todos queremos llegar de primero, todos queremos salir de un trancón rápido y no esperamos. He contribuido en que en este momento tengo una moto Honda, y trato de mantenerla en buen estado. Claro que las normas me obligan. Pagar impuestos y  tener la tecno mecánica que es cada año. Eso se hace y con eso se contribuye.

¿Cómo sueña la movilidad en Medellín?

La movilidad fuera muy buena si todas estas obras que hacen en la ciudad, uno ve  que antes de la construcción no existían tantos trancones y dificultades. Hacen la construcción como por ejemplo, Centro Comercial La Florida, y se ven los trancones más fuertes, sobre todo en las horas pico, porque las hacen y no le crean un ambiente adecuado a las vías de acceso. Por el contrario, la reducen, ponen semáforos, lo que hace que obstaculice y no pone las vías fluidas. Hacen separadores en el centro donde no había, crean un sistema acorde para el medio ambiente de la obra o para los peatones, pero finalmente detienen con los semáforos. Uno como usuario ve las dificultades, que reducen las vías y le crean separador.

Fuera bueno que nos obligaran de alguna forma para lo del pase legal. Cuando nos enseñan es la forma de tener mejor consciencia y nos preparamos mejor para uno conducir una moto de una forma más adecuada. Hay mucho chanchullo, mucha corrupción desde todo punto de vista, uno consigue un pase “chiviado” en la calle, de cualquier forma. Fuera bueno que se manejara mejor las leyes, para que eso fuera más efectivo y estoy seguro que se reducirían los accidentes que tenemos.

 

DSC08160.jpgDSC08158.jpgDSC08157.jpgDSC08154.jpg

Modificado por última vez en Domingo, 11 Diciembre 2016 20:01

Facebook