Motociclista durante 36 años dice: "Necesitamos capacitarnos para la movilidad"

Escrito por  Nov 15, 2016

Por Carlos E. López Castro

 Desde la infancia, muchas veces, pareciera decirnos el destino, cómo vamos a movernos en el mundo. Así fue el presagio de Guillermo Varela Giraldo que desde los ocho años de edad rodó en bicicleta, en el barrio Manrique, por sus empinadas calles. No  faltaron los accidentes y caídas que lo hacían parar en un matorral, cuando éstos existían en su barrio. Desde hace 36 años utiliza la moto no solo para movilizarse sino que además hace parte de su trabajo de más de ocho horas como mensajero independiente, recorriendo la ciudad y el Valle de Aburrá. Desde su experiencia nos da su visión panorámica de cómo se mueve el centro y  Medellín. Él, nos cuenta cómo sueña la movilidad.

En esa transición de ciclista a motociclista nos cuenta Guillermo Varela cómo le sucedió:  "El fervor mío por la bicicleta duró dos años. A los 17 años de edad, en la moto de un amigo, practicaba en las partes planas, en las carreras. Mi papá fue conductor, tuve la oportunidad de aprender a manejar vehículo pero me gustó más la moto, por la ligereza para uno hacer las cosas. Primero la utilicé para transportarme de mi casa hacia el trabajo".

Y como dice el refrán, "Caminante no hay camino, se hace camino al andar", el primer trabajo de Guillermo Varela lo tuvo recorriendo la ciudad a pie, como mensajero de la empresa Servientrega. Desde esa perspectiva como peatón nos cuenta sus andanzas:  "Me tocaba repartir encomiendas en los barrios del centro. Uno podía caminar tranquilo por las calles, aunque yo era llamativo para los perros. Donde me veían se venían a morderme.  No había tanta moto ni tanto carro, la movilidad era buena, no había tanta congestión, ni tanto acoso como hay ahora. Hoy vivimos en un acelere a toda hora. Duré en ese trabajo dos años".

Cansado de caminar las calles, tuvo la oportunidad de comprarse su moto para seguir como mensajeo. Y hoy a sus 55 años de edad reconce su imprudencia al decir: "Al principio cuando era joven tuve muchas caidas, porque era acelerado. Los pocos accidente que he tenido han sido por imprudencia mía.  Los tres accidentes que tuve, uno  fue porque me puse beber licor y a conducir la moto. Tuve raspones y me disloqué el tabique. Otro fue por el pavimento mojado y con aceite.".

Es en esta parte de su historia es cuando cobra importancia recordar las estadísticas actuales que nos muestra la Secretaría de Movilidad de Medellín.  En el mes de septiembre de 2016 se registraron 16 muertos en accidentes de tránsito. Entre los que se encuentran 8 usuarios de motocicleta, entre conductores y acompañantes. En relación a septiembre del año 2015 el número de usuarios de moto muertos en accidentes de tránsito presentó un incremento del 33,3%. Los comparendos a motociclistas representaron el 28% del total. Diez de los hombres muertos estaban en condición de peatón. De los 468 accidentes, 450 fueron accidentes con motocicletas involucradas. En dicho mes de septiembre aumentaron los comparendo en relación al mismo mes del año pasado con un total de 61.331, con un incremento de 10,9%.

Continuando con la historia de Guillermo Varela, asegura que falta  mucha cultura para estacionar los vehículos y las motos. Asevera  que muchos conductores y motociclistas dicen que van a parquear en cualquier parte un momento y pasan los momentos. Por los afanes, dicen "dejemos la moto aquí" y obstaculizan las aceras. Además, Guillermo con su experiencia de 36 años conduciendo moto, le hicimos dos preguntas:

-¿Cómo  contribuye usted para mejorar la movilidad en la ciudad?

-Con el tiempo, yo mismo me he conscientizado de que debo andar despacio, sin atravesarme a los otros carros. Ya no ando como los otros, ya no tengo ese estrés. Si tengo afán de algo, madrugo más. Respeto mucho las señales de tránsito, antes jugaba con eso porque las irrespetaba: semáforos en rojo, conducía en contravía.

-¿Cómo le gustaría que fuera la movilidad en el centro de Medellín?

-Con pocos carros, más que todo que sea peatonal, para bicicletas. Que los carros estén alejados de la zona céntrica para uno estar tranquilo, porque hoy del acelere de la gente, se lo quieren llevar a uno  por encima, por delante. Ojalá todos tuvieramos la oportunidad de capacitarnos. Tomar todos la conciencia de no tener que movilizarnos con un vehículo, con una moto. Dejar ese acelere, esa vida tan afanada que tenemos todos ahora, todos quieren llegar primero al lugar de destino, al sitio de trabajo, al sitio de encuentro, donde sea. Quisiera que todos tuvieramos esa conciencia y desde la Alcaldía pudieramos tener unos foros, una publicidad de cómo mejorar nosotros mismos esto. Eso va en la conciencia de cada uno. Por mucho que  vayamos tranquilos, no falta quien lo empuje a uno.

Guillermo Varela parece que no solamente es experto para las direcciones de Medellín y para entregar encomiendas, sino que además finaliza con la entrega de este mensaje: "Unas veces está uno tranquilo y el peatón se atraviesa. No siempre el conductor tiene la culpa".

don-guillermo-motociclista-3.jpgdon-guillermo-motociclista-1.jpgdon-guillermo-motociclista-2.jpgdon-guillermo-motociclista-4.jpg

Modificado por última vez en Martes, 15 Noviembre 2016 19:23

.: Publicidad :.

Facebook