La JAC Bomboná trabaja por un centro más verde

Escrito por  Ago 02, 2017

“La calle es una selva de cemento. Y de fieras salvajes cómo no…” Así inicia una de las canciones que canta Héctor Lavoe, pero en esta historia, las fieras salvajes cambian por un grupo de personas que desde una plancha de cemento siembran en un vivero para trasplantarle al Centro de Medellín un poco de verde. Se trata de la Junta de Acción Comunal Bomboná # 1 que con la contemplación de plantas de parte de la señora Consuelo Lopera Lopera, varias personas del barrio han realizado algunas recuperaciones de espacios de cemento.

A dos cuadras de las Torres de Bomboná encontramos Elemental Teatro. Diagonal a éste encontramos la casa que en la terraza del tercer piso, Consuelo Lopera, ha convertido en vivero. Al llegar yo al segundo piso, acompañado de Wilson Zuluaga y Nancy López de esa Junta de Acción Comunal, su balcón anuncia un cultivo de bambú. Al saludarla, luego ella pasa sus manos por las hojas del bambú, las acaricia diciendo que las plantas de color verde claro, elevan el espíritu. Cuando llegamos a la terraza del tercer piso, nos cuenta que, antiguamente, allí su madre tenía sembrados en algunas eras, varios pinos muy grandes. Hoy nos señala cultivo de penca de sábila, donde llegan los colibrís a chupar su flor. Es que transformar tanto cemento por más vegetación, en cualquier ciudad del mundo, no solo contribuye con disminuir la contaminación sino además aumentar la fauna. Nos señala además, Iris andante, de la cual dice “tiene ese nombre porque va echando hijos a los lados que van prendiendo y se va regando”. Y así parece ser la labor de Consuelo Lopera porque una parte de lo que cultiva, otros colaboradores lo van trasplantando a otros lugares del Centro de Medellín. También tiene cultivado tango, siete cueros rastrero, Eugenio, bambú, pino, maiami, guayacán amarillo. Cuando nos muestra el proceso que realiza con la tierra, donde echa cáscaras de papa y zanahoria con algunas lombrices para volverla más fértil la tierra, surge un diálogo:

DSC09596 OP-¿Cómo contribuye su trabajo al sentido de pertenencia por el centro de Medellín?

-Si cada uno de nosotros aportáramos un granito de arena para devolverle a la tierra parte de la contaminación que todos producimos, así sea sembrando en nuestros espacios mucha vegetación, estamos contribuyendo. A mí me produce mucha satisfacción que he tenido la oportunidad de sembrar plantas que hemos sembrado en los antejardines del barrio, para contribuir a la recuperación de esas zonas que tenemos tan perdidas.

-¿Cuánto tiempo llevan con el vivero y donde han sembrado en el centro?

-Llevamos con el vivero cinco años. A medida que íbamos teniendo plantas fuimos sembrando. Hemos hecho siembras en el parque de Berrío. La última la hicimos el Día de la Trasparencia.

Tenemos las Chiras, que se han utilizado en las siembras que hemos hecho en el centro. Cintas, la Piña la sembramos en el Parque de Berrío. Sembramos penca de sábila, pero se la robaron. La Iris Andante Amarilla, Blanca y Morada. Hemos sembrado Dólar, Palmayuca.

Cuando hacemos un comentario diciendo que el secreto para que prendan las plantas están en las ganas, el entusiasmo y el cariño pasa mi diálogo con Wilson Zuluaga, presidente de la Junta:

DSC09600 OP-¿Quiénes contribuyen con la siembra en el centro?

-En la Junta de Acción Comunal Bomboná 1, existe una comisión de medios ambiente, salud y educación, pero todas las personas que hacen parte de la junta van haciendo sus aportes para este proceso. Todas las comisiones nos llevan a un beneficio común.

-¿Cómo contribuyen al sentido de pertenencia por el centro de Medellín?

-Nuestro mayor aporte ha sido generar en el entorno una cultura de participación. La clave es participar y generar esos espacios que ponen mejor nuestra salud, nos recrean visualmente y es una obra más tangible de nuestros procesos comunitarios.

Después de felicitar a Wilson porque su junta volvió a ganar un proyecto en una convocatoria que hace la Secretaría de Participación Ciudadana, paso a conversar con Nancy López, quien también hace su aporte:

-¿Quiere hacer un llamado a los vecinos y visitantes del centro a esta causa?

El llamado lo sentimos todos en nuestro interior, la idea no es esperar que los demás hagan sino yo empezar a hacer y generar esa cultura. Nace de corazón y cuando se empieza a ver los frutos, hay mayor satisfacción a nivel interior, lo que estimula a seguir participando y seguir buscando estrategias para ir mejorando cada vez más nuestro entorno y de esta manera mejorar nuestra calidad de vida de todos los habitantes y visitantes del centro.

-¿En qué forma a participado usted?

-De forma directa hemos participado en algunas actividades que ha hecho la Comisión de Hábitat de Presupuesto Participativo. En una recuperación que se hizo en la carrera El Palo con San Juan y otros espacios donde nos han convocado. Estamos esperando que terminen el proceso de reparación de los andenes que se afectó con los desagües en lo que se llamó Centro Parrilla. Cuando terminen, nosotros vamos a intervenir paisajísticamente. Estamos apuntando a una actividad más visual arquitectónicamente con un mensaje que va a llevar ese jardín que queremos transformar a nivel de la calle Pichincha.

-¿Cómo acepta la gente el trabajo de ustedes?

-Hemos tenido jóvenes con su servicio social ayudando a la siembra de plantas con Consuelo. Los que nos ven sembrando les gusta mucho pero llega gente nueva que no tienen sentido de pertenencia. Un negocio nuevo que abrieron en la 39 con la 48, cortaron uno de los árboles que nosotros sembramos, para hacer más visible el negocio.

Al final de la conversación, refrescamos la tarde con un refresco helado y Consuelo Lopera nos remata la conversación con esta frase: “Lo que más quisiera es que tuviéramos autoridades ambientales coherentes con sus nombres. Aquí van destruyendo los árboles para construir y nadie controla eso, todos los árboles que se ven alrededor son de solares, que el día de mañana van a tumbar para hacer construcciones”.

Así pues, a pesar de habitar parte de la selva de cemento, existen personas que como “fieras” defienden y trabajan mancomunadamente como hormigas, el hecho de tener más vegetación en el centro de Medellín. Para transformar ese paisaje gris por otro más verde.

Por: Carlos E. López Castro


op Campaña

Más publicaciones de la Campaña: "El Centro es de todos"

 

 

Modificado por última vez en Jueves, 16 Noviembre 2017 20:16

.: Publicidad :.

Facebook